Discurso Ligia Bonetti en Desayuno Temático Sector Eléctrico

El  16 de agosto del 2012, casi 18 meses atrás, el presidente Danilo Medina Sánchez, en su discurso de toma de posesión esbozó lo siguiente y cito:

“Sin electricidad no hay desarrollo, es así de sencillo.

Parece mentira, que en la segunda década del siglo XXI tengamos que decirlo, y lo cierto es que no podemos esperar más para encarar con voluntad definitiva este problema.

Por eso, he decidido declarar al sector eléctrico de “Alta y Estratégica Prioridad para el Desarrollo Económico Nacional”.

Este gobierno tiene la determinación de trabajar en tres frentes fundamentales que requieren de una solución definitiva para poner fin a la siempre y eterna crisis eléctrica:

En primer lugar, las altas pérdidas en las empresas distribuidoras, en segundo, la generación de bajo costo y por último, pero no menos importante, la regulación e institucionalidad del sector.

Nos proponemos firmar un pacto de largo plazo y cambiar radicalmente el esquema actual del subsidio.

En los sectores de menores ingresos crearemos cooperativas eléctricas para la comercialización de la electricidad y mantendremos el subsidio del Bonoluz focalizado solo para los estratos más desposeídos y hasta un máximo de 100 kWh/mes, utilizando para ello medidores prepago, para que los usuarios puedan comprar, al igual que lo hacen con el celular, la cantidad de energía que requieran.

En una segunda etapa de reformas, y siempre preservando el Estado la propiedad de las Empresas Distribuidoras, cuando se estime necesario, concesionaremos al sector privado la actividad de comercialización y subcontrataremos la instalación de contadores tele-medidos y  un sistema de control, que permita detectar con precisión donde se producen las pérdidas.

Esta opción, ya está funcionando actualmente con bastante éxito en seis circuitos con un total de 30,000 usuarios, tanto en Edenorte como en Edesur.

Paralelamente, seguiremos mejorando las redes de distribución, dando prioridad a aquellas que se encuentran en condiciones de alto riesgo para la población.

Seguiremos modificando la matriz energética con el ingreso al sistema en el mediano plazo de 1,000 a 1,500 megavatios nuevos de bajo costo y de menor impacto ambiental, reduciendo la dependencia de combustibles altamente contaminantes y con precios sumamente volátiles.”

En ese momento el presidente Medina esbozó de manera sencilla y puntual lo que a su entender eran las soluciones al mayor problema económico y yo diría social que tenemos en República Dominicana, resaltando el hecho de que en su gobierno se propiciaría la firma de un pacto a largo plazo para la solución definitiva del subsidio eléctrico, el cual estamos llamados a suscribir de acuerdo al mandato establecido en la Estrategia Nacional de Desarrollo (END).

Meses después nuestro invitado en el día de hoy, presentó en el marco de una conferencia en la AMCHAMDR el Plan Integral del Sector Eléctrico en el que se exponen las acciones que desde el punto de vista de la CDEEE resolverían los aspectos medulares del sistema eléctrico.

Todos sabemos que la falta de una solución integral al problema de la energía eléctrica en República Dominicana, ha tenido graves implicaciones en nuestra vida social y económica, sobre todo, en nuestro desarrollo productivo por la cantidad de recursos sustraídos de otras obligaciones estatales y del bolsillo de quienes sí pagamos el servicio sin que haya mejoría ni para el Estado ni para nosotros. Hemos coincidido y hasta nos hemos puesto de acuerdo múltiples veces en soluciones y recetas. El problema es que muchas de esas soluciones no se han puesto en práctica por decisiones políticas y/o cortoplacistas o por intereses particulares.

El Pacto Eléctrico, que según la END debió haberse discutido hace un año entre las fuerzas políticas, económicas y sociales, deberá ser consensuado en el marco del CES. Sin embargo, por estar a la espera de dicho pacto, estamos haciendo lo mismo de siempre, tomando decisiones sin una visión integral que nos lleve a solucionar definitivamente este bochornoso problema. Es tiempo de romper el hielo y por ello desde la AIRD y la Asociación Nacional de Usuarios No Regulados,  que agrupa a los grandes consumidores de energía de la industria, comercio, zona franca y turismo, queremos presentar hoy algunas pinceladas sobre lo que consideramos debe hacerse en el sector eléctrico, como un humilde aporte a la discusión.

 

PLAN INTEGRAL

Para que el pacto tenga verdaderos resultados, es necesario establecer un cronograma de actividades  a corto, mediano y largo plazo para cada área del sector eléctrico (generación, transmisión, distribución y regulación), el cual  tendrá que ejecutarse en paralelo, para que cada solución adoptada pueda reflejarse en todos los sectores de la cadena, es decir, las soluciones tienen que ser integrales, no pueden ser aisladas.

Cada medida planteada tiene que ser evaluada sobre el impacto que esta tendrá sobre la mejora global del sector, y señalar que otras acciones de acompañamiento tienen que ser realizadas por los demás agentes del sector, para que juntos podamos ir obteniendo los resultados proyectados.

Si las soluciones no tienen una vinculación entre sí con los otros sectores, se estaría perdiendo el esfuerzo. Si instalamos nueva generación y no se resuelven los problemas de cogestión en las redes de transmisión esta acción ocasionaría que se disminuya el impacto de esta nueva generación en la disminución de los precios y en una mejora de la calidad de servicio. Y por igual si los problemas del sector distribución no son abordados, a saber, aumento de capacidad de transformación, reducción de pérdidas técnicas y no técnicas, y la mejora de la cobranza, el problema del déficit financiero seguirá teniendo efecto negativo en el sector.

Este plan integral debe tener unos objetivos calendarizados, que permitan ir monitoreando el avance de las medidas que se van tomando en consideración. Esta ruta crítica de las actividades debe ser supervisada por todos los agentes del sector así como los grupos de opinión que incidan en el sector.

Por otra parte, se requiere que todos los datos del sector sean publicados mensualmente. Toda la información comercial y técnica de las EDEs, CDEEE, EGEHID, y ETED, debe transparentarse para poder monitorear los avances alcanzados o si existen desviaciones de la ruta crítica cuales medidas hay que tomar para recuperar el tiempo perdido.

Amigos, para nosotros es necesario que durante los próximos dos años y hasta que hayamos puesto en verdadera marcha el plan de solución al sector eléctrico, la Vicepresidencia Ejecutiva de la CDEEE sea la líder y coordinadora de todas las estrategias, objetivos, actuaciones, manejo de ingresos, gastos e inversiones de las empresas eléctricas de carácter estatal, poniendo en ejecución el decreto número 923-09, firmado por el presidente Leonel Fernández,  y que aún no ha sido derogado.

En estos momentos no podemos darnos el lujo de que existan consejos de administración en cada distribuidora o institución que tomen decisiones particulares y no alineadas a una solución integral y que por otro lado exista una UERS que prácticamente se ha convertido en una CDEEE paralela, donde se gasta mas que lo que se invierte.

Las empresas eléctricas propiedad exclusiva del Estado en conjunto comercializan el 87% de la demanda, producen el 25% de la energía requerida por la misma y son dueñas del sistema de transmisión.

Esto convierte al Estado en el principal actor del mercado y hacedor de sus políticas. Es por ello significativo cambiar esta situación para que el resto del mercado perciba un trato igualitario a los fines de competir por el abastecimiento de la demanda y la expansión del sistema.

Para hacerlo efectivo se requiere la privatización a mediano plazo de las empresas de distribución.

GENERACIÓN

Saludamos el hecho de que en los últimos meses se han realizado y se prevén realizar grandes inversiones en generación, tanto privadas como públicas, las cuales nos permiten visualizar una diversificación de la matriz y abaratamiento de costos de generación, las cuales  deben completarse dando continuidad al Plan de Generación 2012-2025. Sin embargo, existe el temor en el sector empresarial de que la inversión que se está realizando en la construcción de las dos plantas de carbón recientemente adjudicadas, se convierta en una solución económica para el sector eléctrico, que sirva de excusa para la toma de las decisiones políticas que son indispensables para reducir las pérdidas y castigar el robo eléctrico.  

 

TRANSMISIÓN

Proponemos para el sector de transmisión, apoyar el Plan de Expansión de Transmisión 2013-2020 recientemente presentado por Empresa de Transmisión Eléctrica (ETED), y calendarizar las obras de acuerdo con su nivel de retorno.

 

DISTRIBUCIÓN

En el área de distribución, que es la que se encuentra con mayor rezago y problemas de eficiencia en el sistema eléctrico, se requieren muchas horas de trabajo e inversión: Hay varias subestaciones en los cascos urbanos que están sobrecargadas y se necesita ampliar, el servicio al cliente debe mejorarse, pero sobre todo se requiere acciones contundentes contra el robo de energía y para la reducción del subsidio en la tarifa eléctrica, ampliando las políticas de detección de fraudes y estableciendo un mecanismo de licitación de brigadas para evitar la corrupción.

Es una pena que la criminalización del robo eléctrico solo exista en el papel para algunas distribuidoras y que el PEGASE se esté convirtiendo en una entelequia que no juega su papel por la excesiva burocracia establecida en la SIE, la cual debe ser flexibilizada. 

Se requiere ampliar la telemedición. En la actualidad existen unos 200,000 puntos de telemedición, y para poder tener control y supervisión del 70% de la energía colocada por las EDEs en las redes se deben instalar unos 300,000 medidores más.

Esto permitirá gestionar y reducir pérdidas midiendo los clientes que representan el 70% del consumo.

Para poder cumplir con las metas del plan de reducción de pérdidas, el Gobierno deberá proveer los recursos financieros que anualmente sean necesarios para el desarrollo de las obras de infraestructura las cuales permitirán alcanzar las metas propuestas.

La tarifa técnica debe cubrir los costos de compra de energía por lo que debemos establecer un verdadero plan para la aplicación de la misma, sin que permeen las decisiones políticas. Sugerimos además, que se establezca un cronograma de desmonte de subsidio cruzado para que sea focalizado a los sectores que realmente lo necesitan a medida en que va mejorando el sistema y que las instituciones no cortables no se escuden en ello para no pagar la energía.

 

 

COMERCIALIZACIÓN

Para poder enfrentar el robo y conociendo de las experiencias que existen en el país, apoyamos la propuesta planteada por el presidente de la República en su discurso de toma de posesión sobre la implementación de las empresas comercializadoras, las cuales se encargarían de gestionar las pérdidas de un circuito o área de operación. La comercialización es una ventana para la participación del sector privado en el sector de distribución, quienes por cesión de la distribuidora gestionarían e invertirían en el mejoramiento de la calidad de servicio y en la reducción de pérdidas.

 

ENERGIA RENOVABLE

Con respecto a las energías renovables, hay que estudiar los beneficios que generaría hacia el sector eléctrico y al país, la reposición de los incentivos que inicialmente otorgaba la ley 57-07 a las empresas que invertían en la generación de energía renovable. Las estadísticas indican que con la reducción de los incentivos en la reciente reforma tributaria ha provocado una real reducción de las inversiones en energía renovable.

 

MEJORA EN LA INSTITUCIONALIDAD DEL SECTOR

El éxito del Plan Integral del Sector Eléctrico descansa en gran medida en que se logre revertir la falta de confianza de la sociedad Dominicana y de los agentes económicos en las instituciones del sector eléctrico. La cultura de no pago en el sector no sólo se da a nivel de usuarios del servicio, sino del propio gobierno con sus constantes atrasos en el pago a las generadoras.

La Ley General de Electricidad y su debida aplicación debería ser la base para crear la suficiente confianza en el sector toda vez que el marco establece claras responsabilidades, obligaciones e independencia de las instituciones que deberían velar por su respeto. Se requiere fortalecer la regulación en el sector eléctrico. Sin embargo, debemos reconocer el papel jugado en los últimos 4 años de la Superintendencia Electricidad, la cual ha asumido un rol más independiente y despolitizado.

Señoras y señores, si comparamos el pequeño esbozo de las ideas que he presentado y las propuestas del presidente de la República el 16 de agosto del 2012, podemos darnos cuenta que prácticamente coincidimos en casi todos los puntos. Por ello, estoy segura de que no será difícil ponernos de acuerdo en el pacto eléctrico, lo que será duro y necesitará sobre todo de nuestro absoluto seguimiento y empeño será el poner en práctica el plan concreto de solución con su cronograma de acción y no desviarnos ni un minuto por intereses políticos o económicos de turno.

Asumamos de una vez por todas el problema eléctrico como la “Alta y Estratégica Prioridad para el Desarrollo Económico Nacional” para que en la tercera década del Siglo XXI no tengamos que avergonzarnos del principal problema de competitividad de nuestro país y del sector industrial.

 

Noticias de Interés

Actores clave del sistema plantean los principales retos para su transformación Santo Domingo. – Julio Virgilio Brache, presidente de la Asociación de Industrias de…
Santo Domingo. El Índice Mensual de Actividad Manufacturera (IMAM) de la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD) descendió en mayo del presente…
Santo Domingo. – La Directiva Nacional de la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD) sostuvo una reunión con el ministro de la…
Santo Domingo. El Índice Mensual de Actividad Manufacturera (IMAM) de la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD ascendió en abril del presente…
X