El industrial, sector que sigue siendo ancla de la economía dominicana

Palabras de nuestro presidente, Celso Juan Marranzini, en Conversatorio de la Directiva Nacional con  Ministro de Industria, Comercio y Mipymes

Señor Ministro… su presencia en esta reunión es una ratificación de su decisión de contribuir, desde el Ministerio de Industria, Comercio y Mipymes, con hacer de República Dominicana una potencia industrial en la región.

El reconocimiento de esa posibilidad nos fortalece, pero es también una señal de comprender que el verdadero desarrollo sostenible se hace desde adentro, con las fortalezas con las que contamos y con nuestra capacidad de convertirlas en oportunidades.

El industrial es un sector que sigue siendo ancla de la economía dominicana y un importante motor en el desarrollo nacional.

A lo largo de toda la geografía nacional, más de 4,000 empresas: grandes, medianas y pequeñas industrias constituyen una red que genera riquezas, seguridad alimentaria y garantiza empleos formales, con lo que esto significa tanto cara al desarrollo sostenible de la nación como para las personas, de modo especial para nuestros colaboradores.

La manufactura es centro de encadenamientos productivos a nivel nacional, procesando productos provenientes del sector agrícola, sirviendo de base para el dinámico sector de la construcción y supliendo una variable gama de productos al creciente sector turístico. Tiene vinculaciones medulares con todas las actividades nacionales, generando una demanda agregada de servicios de parte de otros sectores tales como: financieros, seguros, transporte, comunicaciones, seguridad, etc.

En lo coyuntural indicamos que vivimos una recuperación económica importante. El Índice Mensual de Actividad Manufacturera, reflejó a julio de 2021 un puntaje de 58.7 (por encima de los 50.0 implica una perspectiva positiva para el sector, lo cual se manifiesta desde diciembre de 2020). Este incremento ha sido llevado por las ventas, la producción y el empleo.

La política de tasas de interés ha dado impulso a la demanda de crédito por parte del sector manufacturero, facilitando nuevas inversiones. Esto ha coincidido con la actualización de la Ley de PROINDUSTRIA, lo cual puede empujar más la modernización industrial.

Además, según datos de la DGA, se aprecian importantes incrementos en las importaciones de bienes de capital.

En el período enero-junio del presente año, la industria fue el tercer sector de mayor crecimiento, precedido la construcción y las zonas francas que son sectores afines a la industria.

En cuanto a las ventas, en el período enero-junio las industrias fue el sector de mayor crecimiento, incrementándose dichas ventas en un 34.7% (y este crecimiento alcanza el 40.9% si se excluye el petróleo y sus derivados).

Por otra parte, los índices de los principales commodities (metales, materia prima, alimentos, energía) utilizados muchos de ellos en la industria nacional han tendido a la baja, contribuyendo así a la recuperación de la rentabilidad en la industria y, por consiguiente, del empleo.

El sector industrial, como hemos descrito, se encuentra en una magnífica posición para constituirnos en el soporte fundamental para la generación de empleos, el crecimiento cada vez mayor de las exportaciones, la reducción del déficit comercial, entre otros aspectos fundamentales en el proceso económico y social que actualmente vivimos.

Sin embargo, si queremos que el carro de la industria marche mejor, es necesaria la implementación de un conjunto de políticas y medidas que nos permitan alcanzar esos propósitos.

  1. En ocasiones caminamos a marcha forzada, sin necesidad. Esperamos que el Estado proceda a eliminar o reducir el exceso de burocracia. Este exceso contribuye a hacer poco eficientes muchos de los procesos de nuestra cadena productiva o a dificultar el establecimiento de nuevas inversiones. Son verdaderos escollos para nuestras empresas industriales. Tenemos escollos en los Registros Sanitarios. Escollos que dificultan el encadenamiento productivo con las zonas francas y con el sector turismo, haciendo más fácil para estos últimos importar que comprar en el mercado local. Urge simplificar los trámites, reducirlos a lo necesario de modo que no solo faciliten la labor de las empresas actuales, sino que también podamos hacer de esto un atractivo para la inversión nacional y extranjera.
  2. Hemos dicho que avanzamos hacia la Cuarta Revolución Industrial, que ningún país se mantiene siendo competitivo si no asume que vivimos una era donde el conocimiento, la tecnología, la innovación son activos fundamentales del quehacer empresarial. La extensión de la Ley de Pro-Industria ha sido un paso positivo en esta dirección, pero es insuficiente. Necesitamos fomentar la innovación hasta la saciedad. Necesitamos fomentar el fortalecimiento de la articulación universidad—empresas. Necesitamos impulsar la transformación de la cultura productiva, incluyendo el aprendizaje continuo, la capacitación técnica. Una transformación educativa centrada en la calidad.
  3. Es importante que se modernice la legislación laboral. Las circunstancias han cambiado en las últimas dos décadas, y esos cambios se han acelerado con la pandemia de COVID-19. No se trata ya de ver como contrapuestos a empresarios y trabajadores, sino de buscar un marco legal que permita el bienestar y progreso de todos, incluyendo aspectos relativamente nuevos como el teletrabajo. Aprobemos un Código Laboral que facilite el crecimiento del empleo formal y que se convierta en instrumento de inclusión laboral para cada vez más dominicanos y dominicanas, un verdadero facilitador del Plan Nacional de Empleo que anhelamos.
  4. Garantizar un mayor alcance de la seguridad social para nuestros colaboradores, tanto los actuales como los que esperamos se sumen a un sector que es orgullo de lo HechoenRD. Sin esta garantía, se mantiene la incertidumbre de nuestra gente en esa delicada área de sus vidas cotidianas. Además, hemos de continuar fortaleciendo nuestras redes de salud.
  5. Aunque lo hemos mencionado al hablar de las trabas burocráticas, reitero también que es fundamental la articulación o encadenamientos productivos con las zonas francas y con el turismo. No solo facilitarlos, sino también promoverlos, incentivarlos, como política de Estado.
  6. Fomentar mediante políticas e incentivos la economía circular. La AIRD está impulsando procesos de economía circular. Estos procesos han de alcanzar puntos de equilibrio tanto para ser económicamente sustentables como para indicar una transformación cultural. Además, son cadenas que reducen las importaciones de materia prima, que impactan positivamente el medio ambiente, que repercuten en el turismo y en el hábitat urbano y que pueden presentar alternativas de generación de energía en base a residuos, pero sobre todo que pueden comenzar a incidir significativamente en el tema que nos ocupa, el de la generación de empleos formales.

Fortalecer el desarrollo industrial a la vez que generamos más y mejores empleos es la mejor de las políticas para convertirnos en una sociedad inclusiva. El camino hacia la industrialización y hacia convertir a RD en potencia industrial de la región ha de estar lleno de intencionalidad, de propósitos definidos y de seguir trabajando juntos.

Necesitamos al Estado actuando como facilitador de las inversiones productivas, de las exportaciones, de la generación de empleos formales, del vínculo universidad-empresas, de la promoción de nuestros productos en mercados extranjeros… sabiendo que somos una sola barca y que el bienestar de las empresas y sus colabores es, en definitiva, bienestar del país.

Que lo HechoenRD sea bandera valorada positivamente por todos y que lo HechoenRD sea clave en el desarrollo de la estrategia Marca-país.

Señor Ministro, esos propósitos, esos procesos, son solo posibles trabajando juntos y mirando en la misma dirección.

Muchas gracias.

Noticias de Interés

Santo Domingo. El Índice Mensual de Actividad Manufacturera (IMAM) de la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD ascendió en abril del presente…
Santo Domingo. El Índice de Confianza Industrial (ICI) mostró un ligero aumento, al pasar de 54.3 en el tercer trimestre de 2023 (julio-septiembre) a…
Santo Domingo. – El costo de materias primas, la competencia desleal y la carga tributaria se evidenciaron como los tres factores que más afectaron…
Santo Domingo. La Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD) y la Escuela de Alta Dirección Barna, firmaron un acuerdo de cooperación interinstitucional…
X