Palabras Campos De Moya durante el Desayuno – Conversatorio con el Ministro de Relaciones Exteriores de la India

Podríamos pensar que entre La India y República Dominicana parecen existir pocos puntos de contacto. Sin embargo, en un mundo globalizado una afirmación como esta es irreal. Digamos, por ejemplo, que entre República Dominicana y La India el intercambio comercial entre los años 2003 y 2013 alcanzó la suma de 823 millones de dólares. Como con otras naciones, el intercambio es deficitario para nosotros, alcanzando la suma de 121.8 millones de dólares en el 2013. Una cifra nada despreciable, cuando exportamos hacia La India apenas 10.2 millones de dólares e importamos desde La India 132.1 millones de dólares.

Podríamos preguntarnos si no hay condiciones para equilibrar nuestra balanza comercial, qué podríamos hacer para que esta relación comercial nos sea más favorable. En lo que internamente redefinimos nuestro modelo de desarrollo económico, podemos afirmar que hay lecciones que aprender y que pueden sernos útiles en este proceso de redefinición.

Sólo quiero enumerar algunos aspectos que han sido observados por numerosos analistas e informes.

La India realizó una primera ola de reformas en los años 90 en que, por ejemplo, el Estado abolió el requerimiento de licencias industriales y otros muchos controles, fomentó una disminución de las regulación e invirtió en nuevas infraestructuras proporcionando la conectividad que se ha revelado como crucial para su desarrollo y creando muchos caminos para que el sector empresarial, especialmente los que tenían espíritu de emprendedores, se arriesgaran y fomentaran la creación de empresas.

Además, por el énfasis en determinadas áreas de la educación, este país dispuso de mano de obra calificada, lo que permitió que La India –para sorpresa de muchos- se volviera un competidor de clase mundial en áreas de alta tecnología como autos, productos farmacéuticos y –lo más destacado- en la industria del software.

Hoy muchas empresas farmacéuticas hindúes son multinacionales que incluso hacen compras de otras empresas alrededor del mundo. Incluso, aprovecharon algo que parecía un revés: leyes firmes de patentes impuestas por la OMC. Lo vieron como una oportunidad y no como una amenaza.

En el caso de la industria automovilística, que requiere innovación permanente, los ingenieros y fabricantes de La India han mostrado lo que es flexibilidad y rapidez de la que tanto hablamos desde la AIRD: mientras firmas estadounidenses se toman tres años en pasar de un nuevo concepto a un prototipo, Bharat Forge lo hace en un mes, lo cual le permitió convertirse en el fabricante número uno de piezas de auto tales como ejes y bloques de motor. Su lema: “Tu socio en innovación”, va desde el concepto al diseño del producto, ingeniería, fabricación, pruebas y validación.

Nadie imaginó que algún día Tata Steel adquiriría Britain’s Corus, la cual era seis veces su tamaño, o que Tata Motors adquiriría Jaguar y Land Rover, o que los metales no ferrosos de India, Hindalco, asumirían Novellis.

Es, como alguien afirmó, los pequeños peces hindúes comiéndose a las ballenas extranjeras. Y que es República Dominicana? Un pequeño pez que si despierta sus fuerzas puede también comer ballenas. 

 

Descansando en el sector privado

Fíjense, sin embargo, que el éxito de La India descansó en el espíritu emprendedor, en la capacidad de convertir las dificultades en oportunidades, en la posibilidad de que el Gobierno allanara el camino en algunas áreas, pero también en la determinación de seguir adelante aun cuando el Gobierno fuera lento en las reformas necesarias. Es decir, en su estilo empresarial.

Algunos la visualizan como la economía número uno del mundo en la segunda mitad de este siglo, incluso por encima de China. Los empresarios no calcaron modelos, pero aprendieron de experiencias (como la Silicon Valley, por ejemplo). O como uno de ellos dijo: “Pensamos en inglés y actuamos en indio”.

Un grupo de investigadores de Wharton School, Peter Capelli, Harbir Singh, Jitendra Singh y Michael Useem, bautizaron este proceso como The India Way. Entrevistaron a 100 directivos de las más grandes empresas encontraron cuatro principios del camino empresarial de la India, que vale la pena conocer.

1. Un compromiso global de y con los empleados. El proceso de liberalización de la economía de la India condujo a que en un principio fueran los empleos de servicios, intensivos en mano de obra con una calificación que aprovechó el idioma inglés y la calificación de los empleados, los que posicionaran a la economía.

2. Improvisación y adaptabilidad. Los hombres de negocios han desarrollado una enorme capacidad de inventiva que se ha convertido en la norma, logrando operar bien aun en medio de la carencia de recursos.

3. Propuestas creativas de valor. Para emerger en un mundo competitivo tras permanecer reprimidas por décadas, las empresas de la India tuvieron que desarrollar propuestas novedosas con valores únicos. Un ejemplo es el caso de Tata, que tiene el 60 por ciento del mercado automotor del país, y la creación del Nano, uno de los autos más baratos del mundo. Además, las propuestas de valor frecuentemente se asociaron con las causas centrales de la nación.

4. Amplitud de propósito y misión. Las mayores empresas de la India no están sólo a la espera de sus resultados trimestrales. Los líderes empresariales, como en pocos países, son líderes de la comunidad y asumen esa responsabilidad.

En República Dominicana la Asociación de Industrias, señor Ministro, ha definido una estrategia para la competencia global: rapidez y flexibilidad. Las alianzas con el sector empresarial hindú es una posibilidad que apreciamos. El sector industrial, de modo particular, es optimista, es fiero en apegarse a la visión de que podemos tener un país próspero para todos, se arriesga, tiene capacidad de adaptarse a los cambios (sin obviar que en el camino algunos no puedan continuar). El sector empresarial dominicano quiere una mejor cooperación con la industria de La India, quiere equilibrar los números de los que hablamos al principio. Podemos continuar profundizando los negocios conjuntos, sabiendo que estamos desafiados, como ustedes, a un desarrollo dominicano en un mundo global.

Amigos de la industria, como presidente de la AIRD y como Cónsul Honorario de La India puedo asegurarles que no se trata de tamaño de las economías… sorprendamos a los analistas y rompamos las predicciones encaminándonos a un crecimiento sin precedentes de nuestras exportaciones. Si se quiere sintetizar en una frase cuál debería ser nuestra prioridad y la prioridad de nuestras regulaciones, diría lo siguiente: exportar, exportar y exportar…

Noticias de Interés

Santo Domingo. El Índice Mensual de Actividad Manufacturera (IMAM) de la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD ascendió en abril del presente…
Santo Domingo. El Índice de Confianza Industrial (ICI) mostró un ligero aumento, al pasar de 54.3 en el tercer trimestre de 2023 (julio-septiembre) a…
Santo Domingo. – El costo de materias primas, la competencia desleal y la carga tributaria se evidenciaron como los tres factores que más afectaron…
Santo Domingo. La Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD) y la Escuela de Alta Dirección Barna, firmaron un acuerdo de cooperación interinstitucional…
X