Palabras de Circe Almánzar durante el Lanzamiento de la Estrategia DR-CAFTA

Hace casi diez años sosteníamos un intenso debate sobre la conveniencia o no de firmar un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos y Centroamérica, conocido como el DR-CAFTA, con el que pretendimos asegurar las ventajas de la Iniciativa para la Cuenca del Caribe, programa unilateral ofrecido a Estados Unidos a algunos de sus socios comerciales.

Lo que era una autopista en una dirección se pretendía que se convirtiese en autopista de dos direcciones, pero nuestra estructura productiva no parecía encontrarse preparada para la avalancha de importaciones que vendrían buscando aprovechar las oportunidades de un mercado relativamente muy pequeño en comparación con el gran mercado norteamericano, pero que sin embargo se revelaba como atractivo por el crecimiento económico sostenido que teníamos como país.

Hoy ya hemos olvidado las quejas iniciales y de vez en cuando reiteramos el deficitario comercio que sostenemos como país con nuestros socios en este acuerdo comercial, especialmente con Estados Unidos.

Actualmente nos encontramos a la puerta de un paso significativo en el marco del DR-CAFTA. A “la vuelta de la esquina” como indicara un reportaje periodístico, en nueve meses (como si fuera el final de un parto que ha sido doloroso), casi mil líneas arancelarias (962 productos y subproductos), contemplados en las canastas “C” y “M” entrarán al país con cero arancel.

Sólo para establecer una idea de que estamos hablando, entrarán con cero arancel bienes tales como  los extractos de malta, algunas carnes, productos de pastelería, jugos, licores, bebidas fermentadas, tabaco, bloques, ladrillos para la construcción, tubos, cables, alambre de relleno para soldadura, varillas recubiertas y alambre relleno para soldar, puertas, ventanas, marcos, asientos y tapas de inodoros, entre otros.

En el caso de la industria gráfica, por ejemplo, entrarán en el 2015 o a más tardar en el 2016 con cero aranceles los talonarios de cheques en el año 10 (2016).  Hoy pagan 9.6%. También, tarjetas postales, calendarios, y otros impresos entran sin aranceles.  También, lavabos y fregaderos, inodoros, perfiles, muebles de plástico, madera, ratán  y mimbre…

A esto sumemos el hecho de que en nueve meses también empieza la desgravación de productos de la canasta “F” como, por ejemplo, los productos lácteos.

Preguntas cuya verificación tendrá que esperar, es la de cómo afectará ese paso el empleo formal, las recaudaciones del Gobierno, la balanza comercial, el déficit en las finanzas públicas, la estructura productiva…

Se cierra así un ciclo de lo que ha constituido, hasta el momento, el mayor desafío para la economía dominicana, que afecta seriamente no sólo su balance comercial, sino también nuestros objetivos sociales cara a un desarrollo sostenido.

En la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD), sin olvidar esa dramática realidad, nos hemos concentrado en el diseño y aprobación una política proactiva que haga de República Dominicana una nación exportadora de bienes industrializados, especialmente que involucre a toda su estructura productiva compuesta por miles de pequeñas y medianas industrias, bajo el convencimiento de que hoy no puede llamarse netamente exportador y generador de bienestar social un país en que sus PyMES no orientan sus ofertas a mercados extranjeros. Es decir, ante el cierre del ciclo descrito, nos empeñamos en abrir un nuevo ciclo virtuoso, centrado en las exportaciones.

Es en este marco que vemos este “Lanzamiento de la Estrategia DR-CAFTA 2015”, que busca fortalecer las capacidades competitivas del sector productivo nacional, como parte de un proceso que saludamos y en el que colocamos nuestras expectativas de mejorar nuestro desempeño exportador.

En República Dominicana un ciclo productivo virtuoso requiere mejoras significativas en los factores que afectan la competitividad.

Requiere que concreticemos las medidas propuestas en el Segundo Congreso de la Industria Dominicana y para cuyo seguimiento el presidente Danilo Medina ha instituido la mesa de seguimiento al mismo. Es urgente.

Requiere que fomentemos los encadenamientos productivos y hagamos de los mismos una política de Estado, especialmente en Lo relativo al vínculo de la agropecuaria e industria (tema que trataremos mañana con la presencia del Ministro de Agricultura).

Requiere cambios en la cultura empresarial para, sin dejar de indicar los aspectos negativos que gravitan sobre la industria, nos concentremos en implementar y fortalecer aquellos que internamente pueden hacer la diferencia (por eso, por ejemplo, en la AIRD hemos fortalecido la capacitación continua).

 

No hay vuelta atrás. El reloj marcha sin detenerse. La apertura comercial es un hecho y los deseos de encontrarnos en mejores condiciones los estamos convirtiendo en planes y programas concretos como este que se presenta hoy, sólo nos queda reiterar que, con urgencia, aprovechemos el tiempo, seleccionemos con claridad nuestras prioridades, no hay lugar para el descanso.

Noticias de Interés

Santo Domingo. El Índice Mensual de Actividad Manufacturera (IMAM) de la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD ascendió en abril del presente…
Santo Domingo. El Índice de Confianza Industrial (ICI) mostró un ligero aumento, al pasar de 54.3 en el tercer trimestre de 2023 (julio-septiembre) a…
Santo Domingo. – El costo de materias primas, la competencia desleal y la carga tributaria se evidenciaron como los tres factores que más afectaron…
Santo Domingo. La Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD) y la Escuela de Alta Dirección Barna, firmaron un acuerdo de cooperación interinstitucional…
X